Todo lo que debes conocer sobre el sofá Chesterfield…

La historia de un sofá atemporal.

Los orígenes del sofá Chesterfield, se remontan a mediados del Siglo XVII. Ubicada en Inglaterra, se encontraba una de las personas más influyentes de la época, y también de las más odiadas, Philip Dormer Stanhope o IV Conde de Chesterfield. Este conde perteneciente a la Inglaterra victoriana, era uno de los grandes representantes de la alta sociedad y el empoderamiento masculino.

En uno de sus arrebatos, y deseos por mantener una imagen impoluta y superior de su ser. Encargo a un prestigioso ebanista la fabricación de un mueble. La premisa era que permitiese tanto a la alta sociedad como al servicio, poder acomodarse. Sin necesidad de estropear el delicado atuendo característico de la época.

Fue en aquel momento cuando nació el Sofá Chesterfield. Éste caracterizado por un reposabrazos y un respaldo al mismo nivel. Permitía acomodarse, sin necesidad de arrugar las densas vestimentas que predominaban entre la alta sociedad. Los acabados de tapizado Capitoné otorgaban a este sofá una estética propia de la realeza.

Sofá Chesterfield clásico Tmobiliario

Apariciones en la gran pantalla.

Este sofá ha servido de inspiración para multitud de artistas. Desde su vinculo con el psicoanálisis, gracias a Sigmund Freud, quién lo utilizaba en sus sesiones de Hipnosis, hasta su presencia en grandes obras del cine. Lo encontramos en clásicos como el protagonizado por Marilyn Monroe y Laurence Oliver en El Príncipe y la Corista(1957), también en Central Perk, la famosa cafetería de la serie Friends(1994), o la obra interpretada por Paul Giamatti como fiscal de los EE.UU. en Billions(2016).

Marilyn Monroe y Laurence Oliver en El Príncipe y la Corista en Sofá Chesterfield

Un sofá Chesterfield más versátil y actualizado.

Vivimos una época en la que estamos expuestos a constantes cambios, tanto en la moda y las tendencias, como en nuestro estilo de vida. Como era de esperar, el sofá Chesterfield también ha sufrido algunos, a pesar de que sigue manteniendo su estética y diseño original. Éste se ha adaptado a un mundo más dinámico y moderno. Gracias a ello han surgido variantes del clásico sofá Chesterfield que nos permiten adaptarlo a cualquier entorno, salvaguardando sus principios de elegancia y sobriedad.

Estos cambios se reflejan en su acabado, realizado en terciopelo de alta calidad, el cual otorga al sofá un estilo mucho más moderno y adaptable a las nuevas corrientes de decoración. Junto a sus posibles diferentes tamaños, permiten que este se adapte a los rincones más pequeños.

Sofá Chesterfield, ideal para cualquier entorno.

Nos encontramos ante un sofá muy polivalente, es adecuado tanto para salones industriales, a los cuales queremos dar un toque más sofisticado y acogedor, como para entornos de decoración claros y luminosos, donde conseguimos crear texturas y contrastes de color.

Se trata de una gran elección. Es ideal si lo queremos utilizar en estudios o salas dedicadas a la fotografía, donde su gran versatilidad y elegancia lo harán compatible con cualquiera de tus espacios. También es uno de los más demandados en sectores como el de la hostelería o la restauración, donde, dependiendo del espacio que ocupe, otorgará al local un tono exclusividad, o creará un ambiente similar al de la época. Y si lo que necesitas es remodelar o dar un toque diferente a alguna de las salas de espera de tu negocio, éste puede ser la clave, ya que dispone de un diseño perfeccionado, ideal para mantener una correcta higiene postural, que a su vez no deja de lado la comodidad y el confort que se requieren para aguantar la espera.

Artículos relacionados